19046732_10154384385836106_149640718_n

CON LOS OÍDOS BIEN PUESTOS…

Sebastián Pawlowicz es un tipo con los oídos bien puestos, un melómano incurable, dueño de una prodigiosa memoria para los datos importantes, esos que van más allá de la ficha técnica de algún disco incunable, como así también para la data de alguna banda australiana de escaso rango en el escalafón de la industria musical, pero con buenas canciones para escuchar.

El vinilo es hoy…

Con un largo recorrido musicalizando la escena skater de Argentina, DJ Cofla es una aceitada maquinaria de rock, capaz de unir a lo largo del set a tipos como Johnny Thunders, Curtis Mayfield, Billy Bond, Pappo, Muddy Waters, Paul Weller, Sumo, Massacre, Patti Smith, Los Pillos, Stevie Wonder y Midnight Oil, entre otros. Cada una de sus intervenciones es una pincelada estilística, una puñalada al corazón de todos aquellos que elegimos el rock como banda sonora de nuestras vidas.

Desde hace un tiempo, junto a Sr. Flavio, DJ Cofla es uno de los embajadores de Quiksilver Argentina, la música y un profundo amor por el surf los viene cruzando desde hace mucho tiempo.

Tarde de junio, momento propicio para hablar con este gigantón de casi dos metros con varias cosas para contar.

¿Cómo y cuándo aparecen el surf y el skate en tu vida?

El skate aparece en mi vida cuando era chiquito, a fines de los 70’s con la mega importación se llenó de juguetes nuevos y entre esos estaba la patineta. Todos en mi barrio salimos a subirnos a las tablitas de 7 pulgadas; Leccesse, Pro Class y las Continental de fibra de vidrio con las fotitos de surf…  los pibes más grandes hacían cosas más arriesgadas, pero nosotros siendo niños nos limitábamos a andar, hacer tandem o simplemente a agarrarnos de una bicicleta y que nos lleven.

Mis primos más grandes vivían en Barrio Norte cerca de la plaza Vicente López, tenían muy buenas tablas, revistas y todo el equipo para andar. A veces me llevaban a Recoleta donde había mucha gente andando en el puente de la facultad de Derecho, ahí me pude dar idea de cómo era el skate y lo que pasaba realmente. Un día se hizo una kermesse en el colegio, estaban de moda las películas de Súper 8, las proyectaban en estos eventos, pasaron una versión reducida de Star Wars en español y Locura Sobre Ruedas, la película de Hal Jepsen, empezaba con una animación fantasía de un skater hecho en plastilina y como el dude surfeaba las olas de cemento y además muy conectada con el surfing, ya que ambas culturas iban de la mano. Esa película hizo un click en mí desde que la vi.

En el verano del 82 fuimos a Uruguay y mis padres con muchísimo esfuerzo me compraron un skate Gordon and Smith Doug Saladino, a partir de ahí todo cambió. Mis viejos siempre me apoyaron en todo esto; con respecto al surf, siempre me gustó, de tanto de ver en Mar del Plata y Uruguay como surfeaban. En el verano de 1985 me hago amigo de Jimmy y Santiago en Santa Teresita. Corcho, el papa de Santiago Estivariz, era windsurfer muy experimentado, siempre nos metía con la tabla mar adentro y nos sacaba el miedo al mar y todo eso. A la vez, Lalo el hermano de Jimmy tenía un tablón enorme y un día nos dejó subirnos, de ahí en más yo esperaba toda la tarde para que en algún momento nos deje subirnos. Desde aquellos tiempos nunca más me baje de la tabla y lo tomé como una actividad más en mi vida.

¿Qué fue lo primero que grabaste en un TDK para llevarte a todos lados?

Bandas que explotaron en la primavera cultural de la post dictadura como ser the B-52’s, Talking Heads, Men at Work, The Police, Flash and the Pan, The Specials… sólo por nombrar algunas, esas bandas sonaban en el Tren Fantasma, el programa de radio del gran Omar Cerasuolo; gracias a él y a mis primos pude conectar con otro sonido y buscar gente que escuchaba la misma música. Lo demás es historia.

¿Cómo es tu formación musical? ¿Quiénes fueron tus primeras influencias en lo musical? ¿Padres, abuelos?

Mis padres y abuelos por supuesto; por un lado mi abuelo polaco me hacía escuchar a Chopin, Tchaicovsky, Rachmaninoff, las mazurcas, polonesas y demás compositores del centro de Europa. Él ponía sus vinilos y nos sentábamos a tomar el té y me preguntaba con su acento polaco.

¿Qué te imaginas ahora? Realmente era un maestro, llevaba la música hacia el plano de la imaginación. Por otro lado mi abuelo Paco también era fanático de la música;  coleccionaba vinilos de tango clásico y le gustaban mucho Jacques Brel, Oscar Alemán y Django Reinhardt, como era descendiente de españoles, era más fácil comunicarse y compartir todo eso.

¡Escuchá esa guitarra nene!, otro grande si los hubo. Siempre me daba dinero para que me compre mis discos. Mamá me inicio en el rock clásico: Beatles, Bill Halley y todos los grandes cantantes de la década del 50. Siempre me tradujo las letras de los Beatles y me ayudaron económicamente en todo lo que pudieron. Mi papá también ya que siempre coleccionó vinilos de folklore, grandes orquestas y crooners

¿Qué te dejaron los noventas?

En sentido figurado muchísimos recuerdos y grandes bandas y estilos. Madchester, Brit Pop, la escena americana del New American Rock, nacida a finales de los 80. El tecno y todos sus derivados musicales: el grunge y la escena de Seattle desde Green River y Screaming Trees hasta cosas más conocidas como Nirvana y Alice in Chains.

Los 90’S…

¿Cómo definirías la escena surfer que se vive hoy en día en una ciudad como La Feliz?

La definiría como increíble y sobre todo progresiva, no puedo creer la cantidad de gente que hay en el agua disfrutando día a día del mar y el crecimiento profesional que hay, esto gracias al esfuerzo y esmero de mucha gente que a la vez también son un ejemplo para todos.

¿A qué libro siempre vale la pena volver?

Siempre: La Conjura de los Necios de John Kennedy Toole.

Imaginemos que te dan un cheque en blanco y que lo podés gastar organizando un show con 3 bandas… ¿Cuáles serían esas bandas?

Ya que es casi una fantasía que eso suceda lo definiría de la misma forma… The Beatles, The Rolling Stones, Grateful Dead y Bob Dylan al principio, haciendo el warm up.

¿Tu quiver?

Mi quiver depende siempre de mi peso, condiciones físicas y ganas. Por eso apunto a tablas más flotadoras, en este momento tengo un longboard Angel Noserider 9’6’’, un longboard Birdband 9’0’’ High Performance, una Stewart Hydro Hull Gunfun 8’6’’, una Birdband 8’5’’ tri fins, una G-Land 7’8’’ Big Simmons quad, una Channel Islands Waterhog 7’10’’ y siempre que consigo y puedo sumo alguna más.

¿Cuántos vinilos tenés aproximadamente? ¿Y de cuáles estás más orgulloso?

Actualmente debo andar por los 3000 vinilos quizás algunos más, realmente hace muchos años que deje de comprar. Estoy orgulloso de todos porque son parte de mi vida ya que es una colección que se armó durante más de 30 años.

Musicalizando el Quiksilver La Paloma Open 2017.

¿Es el grunge el último gran movimiento musical?

No lo creo, quizás es el último movimiento musical más visible, pero sé que siempre hay movidas nuevas, de las cuales nos enteramos años después.

Siempre en Escandinavia, Inglaterra y algunas ciudades de Estados Unidos están pasando cosas buenas, hay que estar siempre atentos y seguir investigando.

¿Qué te acordás de tu primera vez como DJ?

Me puse muy nervioso porque soy tímido, poniendo cassettes y vinilos con una sola bandeja. Bailes de la secundaria con poca gente, una buena experiencia.

¿El DJ es el que peor lo pasa? Esto lo pregunto porque mientras todos están de divirtiéndose en la pista, el DJ debe estar agazapado como el Sargento Cabral en la batalla de San Lorenzo…

A veces sí, depende del ambiente, el lugar y la onda de la gente. Normalmente me limito a crear un clima agradable de diversión y buena onda y si la gente engancha, está buenísimo. Más estos años con el resurgimiento del rock, la gente está más predispuesta a divertirse y pasarla bien.

¿A qué tres surfistas te gustaría ver en una película musicalizada por vos?

Greg Noll, Laird Hamilton, Tom Carroll, Tom Curren, Derek Ho, Occy, Pottz, Sunny Garcia, JJ Florence, Joel Tudor… con tres no alcanza mi amigo.

Junto a Tomás Luiggi Arias… Con el skate a todas partes.

Si tuvieses que definir la vida en un disco… ¿Cuál sería este disco y por qué?

Eligiría uno del año 1967 de una banda de Los Angeles que se llama LOVE, el disco es FOREVER CHANGES. Es un disco progresivo en cuanto a la música y adelantado a su época, un disco bisagra y fundamental para todo lo que vino después de su lanzamiento. Contiene algunos de los conceptos principales en la vida: nacer, crecer, madurar, progresar y dejar un legado a las generaciones futuras.

Tags: , , , , , , , , ,

4 Responses to “CON LOS OÍDOS BIEN PUESTOS…”

  1. Sebastian Matias Pawlowicz junio 14, 2017 at 8:37 am #

    gracias Sebastián Chacón por la entrevista

  2. Emi Fredes junio 14, 2017 at 9:27 am #

    DJ Cofla number one !!! ❤️

  3. Martin Gansedoline junio 14, 2017 at 11:31 am #

    Muy buena!

Deja un comentario