CLAY MARZO, EL SURFER DISTINTO

TXT: Seba Chacón
Fotos: Quiksilver


Hay frases que nunca pierden vigencia, algunas que otras se pueden tener más a mano para utilizar en determinados momentos de la vida. La autoría de la frase quizás no sea lo más importante, vale lo mismo que la haya ideado un prócer, un deportista, un presidente, un historiador, el almacenero de la esquina de tu casa, o tu abuelo. Lo verdaderamente importante es que ese pensamiento condensado en palabras describa a la perfección el momento que se vive.

alt

Clay Marzo en el living de su casa.

“Siempre aparece uno más loco que otro”, con esa frase en 1990 mi abuelo sintetizó la caída de Mike Tyson ante James “Buster” Douglas en Tokio. Y a decir verdad, las caras de los japoneses que habían apostado 42 a 1 a favor de “Iron Mike”, no hacían más que confirmar esa sentencia del viejo Alberto.

Dos años antes de la caída de Tyson, en la portada de Surfer Magazine aparecía Christian Fletcher como la verdadera muestra del Anti – Standard Issue” que prometía la biblia del deporte.

Después Matt Archbold, Kelly Slater y Christian Fletcher incendiaron las páginas de las revistas especializadas con sus aéreos y una nueva era nacía. El distrito aéreo comenzó a ser un lugar común para las nuevas generaciones, las mismas que habían tenido a Martin Potter como un verdadero ejemplo en eso de buscar velocidad para despegar de la ola.

Slater escribió su historia con letras color platino. Fletcher se dedicó a volar cada vez más alto en su tabla, y también a ocupar el puesto de bajista en bandas como Bloodshot, Mutilage, y Axefukk. Archy por su parte no hizo más que poner en práctica la frase que tiene tatuada debajo de su nuca: “Built for speed” (Construido para la velocidad).

La aparición de los Young Guns volvió a traer esa vieja frase a mi cabeza, y Clay Marzo parece ser el nuevo loco más loco que los otros.

Clay Marzo nació el 17 de julio de 1989 en Maui (Hawaii) y su nombre saltó a la fama en 2005 con su aparición en la segunda parte de Young Guns, en la última secuela dicta una verdadera cátedra de todo aquello que pasa por su cabeza…aunque su surfing es impensado y por momentos se torna de ciencia ficción.

En diciembre de 2007 Clay Marzo fue diagnosticado con “Síndrome de Asperger”, tema que aborda la película “Just ad Water” a través del testimonio de especialistas en la materia.

alt

Artículo publicado por Rolling Stone (USA) en abril de 2010, donde trata el presente de Marzo y su relación con el Síndrome de Asperger.

El síndrome o trastorno de Asperger se encuadra dentro de los trastornos generalizados del desarrollo (DSM-IV-Tr). El Síndrome de Asperger es bien conocido por ser una parte del espectro de desórdenes autísticos. Un paciente afectado por el Síndrome de Asperger puede, por ejemplo, encontrarse obsesionado por los dinosaurios; otro con los himnos nacionales de los países latinoamericanos; otro con la construcción de maquetas, etc. Intereses particularmente comunes entre pacientes son los medios de transporte (por ejemplo los trenes) y las computadoras, tal vez debido a los aspectos de la física, lógica y causa-efecto que comparten estos ámbitos, los cuales no requieren de una interacción social (recuérdese que carecen de empatía, se hallan menos dotados en el ámbito social). Es por ello que Hans Asperger llamó a sus jóvenes pacientes “pequeños profesores”, debido a que pacientes de tan solo trece años de edad conocían su área de interés con la profesionalidad de un profesor universitario.

La película reúne declaraciones de Kelly Slater, Mark Occhilupo, Dane Reynods, Andy Irons y Jake Paterson, entre otros, y muestra a Clay destrozando las olas de Tahití, Fiji, Hawai, Francia, España y Australia.

Just Add Water es una muestra de cómo Clay Marzo afronta los diferentes desafíos a los que deben someterse las personas que viven con Asperger.

Instagram
También podría gustarte
Menú