INVISIBLES: MARIANO SERNA

Conversaciones con fotógrafos

El mar, como genial evasor de todas las realidades que tienen lugar en la tierra, siempre nos está llamando, convidando fantasías y proponiendo lecturas de libre interpretación. Por todo eso y tantos otros motivos que parten de la búsqueda individual, sigue siendo un territorio de introspección y expresión, donde los que tienen algo para mostrar y decir suelen encontrar las mejores formas para no callar.

Mariano Serna es uno de esos que encontró en la fotografía la mejor manera de transmitir todo eso que le pasa cuando está entre la orilla y el horizonte con una cámara en la mano.

Invisibles… Conversaciones con fotógrafos.

Presentado por

 

¿Cómo llegas al mar?

Mi llegada al mar fue a temprana edad. Desde muy chico, alrededor de mis 4 años, comenzamos a veranear en Mar del Plata, pero siempre me gustaron los deportes extremos. Patinaba en skate y me encantaban las galerías donde siempre había gigantografías de este deporte y de surf. En ese entonces vivíamos en Buenos Aires, en un barrio donde teníamos un paso nivel de tren, en el cual siempre encontraba cosas. Será allí que en el año 98 – 99, estuve en presencia de mi mayor hallazgo: una tabla de snowboard. Cuando explota la crisis del 2000 logro canjearla a través de mi hermano por un bodyboard Wave Rebel Split 50. Es en esa misma época que mis padres deciden que nos mudaríamos a Mar del Plata.

Mariano Serna, nuestro último invisible de marzo.

¿Qué cosas han cambiado para mejor en Mar del Plata?

Mar del Plata ha cambiado mucho a lo largo de todos estos años, pero… ¿qué no ha cambiado? Quizás resulta difícil pensar en qué es lo mejor de ese cambio pero creo que de a poco se ha permitido una apertura mayor a mostrar que la costa argentina tiene mucho por ofrecer. El impulso a los deportes acuáticos siempre se da en mayor o menor medida, pero está y eso es lo importante.  Y esa es una de mis misiones para con la fotografía en el mar, motivar e incentivar a todos aquellos que sienten esta misma pasión.
El mar siempre está ahí y es un horizonte único para observar todos los días.

El Puerto y sus atracciones.

¿Cuál fue el viaje que más te enseñó y por qué?

Es difícil elegir uno, creo que tengo dos. El primero sin dudas fue la mudanza con 10 años a Mar del Plata. Fue un cambio hermoso en mi vida, me enseñó que nunca hay que rendirse y que a pesar de las adversidades de la vida, siempre hay que ir para adelante. Todo esto lo vi reflejado en mis viejos, en mi hermano y mi entorno.

Por otro lado, pero no menos importante, el viaje que más me enseñó en todo sentido fue el irme a Iquique (Chile) con la sola idea de surfear olas más grandes, tubulares y fondos de piedra. Mis amigos me gritaban del otro lado de la cordillera que viaje, que era un lugar increíble. No dude ni 2 segundos: junté la plata y allá fui.

Viajé con dos amigos, ya de entrada fue una aventura. Perdimos el primer vuelo, nos acomodaron en un hotel para esperar el avión a la mañana siguiente y al llegar a destino no lo podíamos creer: un mar constante, con fuerza y muchos tubos. Al comienzo –como en este tipo de viajes- costó, con miedos y desconocimientos propios de mi edad en ese momento, pero todo se fue dando de una manera increíble. Mi estadía por tres meses se extendió a seis. Conseguí trabajo y eso llevó a que reconsiderara el regreso a la Argentina. Con el paso del tiempo comencé a conocer a los locales y todo fue para mejor, vi a los primeros fotógrafos en el mar. En ese momento yo aún no tenía cámaras (ni una sola) y eso me motivó a seguir trabajando cada vez más para adquirir mi primera cámara. Yo quería hacer lo mismo que ellos, era mi objetivo.

En resumen, este viaje me enseñó muchísimo, a crecer como persona y sobre todo a vincularme con personas increíbles, lugares, olas y fotógrafos de mar, algo que realmente me fascinaba.

Andro Crvik en Punta Uno, Iquique.

¿Te sentís más cómodo sacando fotos desde la orilla o dentro del agua?

Esta me la complicaste, pero la resuelvo. Creo que la orilla tiene lo suyo, podría ser un rato y un rato. Cuando llego al mar, lo único que quiero es ponerme el traje y entrar. Son dos perspectivas totalmente diferentes: en una estás tomando agua, comiendo algo, tranquilo con música; y en la otra estás en conexión con todo. No sólo pasa por el mar y la accion, sino que también tenes que tener una coordinación con el surfista/bodyboarder. Tenes que saber qué va a hacer el mar y el rider, en donde ponerte, etc. En definitiva sos un rider más, pero con una máquina de retratar momentos. Si me das a elegir una, te espero en la rompiente.

Cristóbal Ciaraffia, Iquique.

¿Cuál es el fotógrafo que siempre tiene algo más para mostrar? ¿Cuál es tu favorito?

No tengo favoritismo por nadie en verdad, hay muchos fotógrafos en la ciudad que generan un trabajo increíble dentro y fuera del agua, pero lo que si te puedo afirmar es que todos los fotógrafos tenemos un disco-memoria donde guardamos lo más importante y relevante del camino. Todos siempre tenemos algo bajo la manga, me parece que es parte de esta pasión. De alguna u otra manera siempre los fotógrafos en general buscamos “algo más” para mostrar: algo que nunca se vio, que nunca salió a la luz. Algo que dejamos pasar o no fue seleccionado para algo tan temporal como una publicación.

Lele Usuna en Honu.

¿Qué rol desempeñaron en tu formación las revistas de surfing o bodyboarding?

La realidad es que tuve contacto con revistas de más grande. Pero sin dudas son un medio de divulgación para fotógrafos y riders que me parece esencial. No hay nada más grato que ver tus fotos en una revista de esas características, ya sea digital o en formato papel. Deseo en algún momento acceder a esos medios. Por otro lado, la era internet me acerco muchos videos de surf y bodyboard a temprana edad, por lo que para cuando adquirí mi primer bodyboard allá por el 99, estaba muy interesado en una página que se llama fluidzone.

 

Alfar.

¿Hay algo que perdimos en el paso de lo analógico al digital?

Creo que siempre hay un retorno a lo analógico, se busca eso en cierta medida. Lo tangible se vuelve necesario. Incluso hoy por hoy se intenta imitar esos aspectos de la fotografía 35mm con cámaras digitales. Más allá de que mis fotos son en su mayoría con este último  tipo de cámaras, nunca se superará el contexto y entusiasmo de cargar un rollo y llevar a cabo todo el proceso de espera, de no saber cómo salieron esas tomas y luego la sorpresa del revelado. Esas fotos tienen un valor incalculable, por el valor y búsqueda del momento justo en cada uno de esos disparos.

Alfar profundo.

¿Con tanto bombardeo de imágenes que nos llegan todo el tiempo desde las redes sociales, crees que aprendimos a ver mejor?

Me parece que esa mirada varía según cada persona, según tus intereses, según tus búsquedas. Hay millones de personas generando contenido diariamente, muchos de ellos tratando de llamar tu atención con una foto, con una obra de arte, etc. Quedará en cada uno de nosotros responder de alguna manera a ese “llamado”. No sé si podría decir que se aprendió a ver mejor pero sí hoy tenemos muchas opciones para mirar, para descubrir en las redes y sobre todo para inspirarse. Son fuentes de motivación al alcance de la mano y hay que aprovecharlas.

Primeras imágenes de un día no cualquiera.

¿Tu lugar en el mundo?

Pregunta difícil. Mi lugar en el mundo es dónde haya olas, dónde haya un mar para retratar y gente apasionada de estos deportes.

Honu en una gran versión.

¿Tu próximo viaje?

Aún no tengo nada planificado, volver hace tan poco a Mar del Plata me hace disfrutar la ciudad desde otra óptica a la que tenía cuando me fui. Pero sin dudas deseo recorrer nuestro país y mostrar la costa argentina desde mi mirada.

Roque Costa en algún lugar de la R11.

¿El secreto mejor guardado de Mar del Plata?

Pero… Si te lo cuento ya no sería un secreto.

Lucas Blas Montesano. Iquique.

¿La fotografía?

La fotografía  es mi forma de expresarme. Es capturar el mundo a través de un lente y especialmente capturar secuencias únicas. Quizás es algo que está en mi ser desde mucho antes de mi primera cámara. Mi familia siempre estuvo vinculada a la fotografía de alguna forma y es imposible no sentirse atraído a esta manera de retratar el mar y a los deportes de mar.

Instagram
También podría gustarte
Menú