ENTRE UNA TABLA Y UN RELOJ

Carta de Ramiro Solís Arrieta encontrada en el buzón de la redacción de Surfpress

Mar del Plata, 31 de diciembre de 2022

Estimado 2023:

No te voy a pedir un mundo mejor, ya hay un montón de gente ocupándose de ese asunto. Tampoco te voy a pedir un reloj inteligente, mirá la controversia que se armó en la WSL por semejante innovación, seguramente ya deben haber chicas y chicos debatiendo su presupuesto entre una tabla y un reloj.

Cuando vayas entrando en ritmo, no te dejes llevar por las nuevas tendencias, ni por quienes desde la pantalla de bolsillo te van a querer marcan la agenda, no sin antes pedirte que arrobes a tal y cual.

Y mucho cuidado con esto. Ni bien aparezcas en enero, posiblemente te quieran vender un surftrip en Chapa. El paquete seguramente incluya: Yoga, fogón, espiritualidad, maestría en finanzas del ocio, contemplación de la lontananza en comunión cósmica e interestelar con tu ser interior de salita de cinco, técnicas persuasivas de seducción para lucir más surfer en redes, charlas conscientes sobre música Indie, avistamiento de estrellas de redes sociales en pantalla gigante, lecciones de cómo volver de un fogón sin olor a humo, técnicas de mimetización californiana, clases de sustentabilidad de la adolescencia tardía a expensas de los padres, maestrías sobre cómo llevar adelante tu pasión por el presente y no caer en la tentación de buscar un trabajo… Y por supuesto, algo de surf.

Vos hacé lo que quieras, pero acordáte que todo esto empezó con gente inquieta que supo guardar secretos entre amigos de verdad. Y cuando hablo de amigos de verdad, me refiero a los que te tocan el timbre cuando hay olas, tiempo y nafta para gastar.

Bueno, aunque todavía no nos hayamos visto las caras, te deseo suerte, la vas a necesitar.

Un abrazo

Rama

 

 

 

Instagram
También podría gustarte
Menú