5 Comentarios

EL CAMINO DEL RIDER: RAMA Y LOS JINETES DE LA ARPILLERA

Historias reales de un mundo ficticio

Por Sebastián Chacón

Foto: Rodrigo Mairal – Surfarte

El 20 de junio no era un día más para la comunidad surfer de Mar del Plata, las bondades de la globalización pondrían a La Feliz y sus patinadores del salitre en el ojo de la tormenta, como era de esperar el grupo de Amigos de Playa Grande se haría cargo de los festejos y la puesta en valor del escenario para dos días de fiesta que incluirían un campeonato de Surf y un sinfín de actividades extra deportivas para acercar al común de la gente al fantástico mundo del Surf.

Cuando Rama se enteró de la buena nueva se alegró y por primera vez en su carrera decidió comprometerse, y por partida doble; como competidor y organizador. Leandro Solís Arrieta, papá de Rama, en su condición de Presidente del Círculo de Amigos de Playa Grande se vio en la obligación de dar con gente idónea para concretar el sueño de cientos de tipos como Rama. Fue así como las piezas del puzzle se fueron acomodando, la institución aportaría los fondos necesarios y la estructura requerida para estar a la altura de la fiesta, la operatoria quedaría en manos de Rama… o de Dios.

Rama se calzó el evento al hombro, tal fue su compromiso que se tomó el tiempo de leer el prólogo de “Marketing Management and Strategy: A Reader”, del padre del Marketing, Philip Kotler. Una simple lectura le bastó para darse cuenta que con un poco de presencia escandalosa en vía pública y medios, el evento caminaría por la vereda de los clásicos marplatenses. Rápidamente convocó a Tony, Motoneta, Petaca, Peluca, Cara de Plancha, Travolta, Laucha, Cipolatti, Buitre, Chito, Chupi, Bolsillos de Mandanga, Alfiler, Chipo y al petiso Johnnie Walker, famoso por su afecto a la botella pero trabajador como pocos… Todos surfers de Playa Grande, como no podía ser de otra manera. Posters y flyers salieron a repartir los ángeles de Rama, al cabo de unos días los principales centros comerciales de la ciudad gritaban desde sus vidrieras la realización del SURF, WAVES, WAX AND GRIP FESTIVAL, un nombre que ni siquiera el propio Kotler podría haber imaginado.

El ansiado día llegó con la puntualidad que acostumbran a llegar los viernes, la primera jornada del festival convocó a los mejores surfers del país, y ahí estaba Rama sembrado para dar lo mejor de sí, todo fue bien hasta que en semifinales se topó con Nacho, su eterno rival, el que lo dejó sin chance ante Sofía y el que siempre lo dejaba con las manos vacías. De todas formas, el segundo día del festival le permitiría a Rama sacarse el tizne de la derrota.

La última jornada del SURF, WAVES, WAX AND GRIP FESTIVAL tenía como propósito acercar el surf a la gente, y para que esto fuera un éxito total Playa Grande se convirtió en una glamorosa kermesse, una de esas a las que Rama iba con sus padres en su amado colegio Marista. Cada uno de los surfistas expuso sus tablas y preciados tesoros, nuestro héroe fue más lejos y además de sus naves puso en exhibición sus vinilos, stickers, la colección de Surfer Magazine y su gastada carpeta de prensa, esa que su madre le venía completando año tras año en hojas Canson negras. La variada oferta de juegos y atracciones fue uno de los grandes aciertos de Rama, el menú lúdico estaba compuesto por: Juego del Sapo, Pesca Patos, Tiro a la Lata, Pesca la Botella, Pelota al Payaso, Palo Enjabonado, Tres en Línea, Rayuela Cósmica, Wax and Destroy, Escupir al Chancho y la Gran Bags Race, que no dejaba de ser una carrera de embolsados, pero no olvidemos que Rama a la hora de planificar el festival estaba bajo los influjos de Kotler.

La inscripción para la Gran Bags Race sobrepasó las expectativas de los organizadores, el Surf como eje central y convocante había quedado en el olvido, la gente quería competir, sentir la adrenalina de esos 50 metros a todo o nada con un público encendido, clamando por la victoria de los más aptos. Rápido de reflejos, Rama advirtió que la verdadera gloria estaría en la carrera de embolsados y no en la competencia de surf, en donde había logrado un triste tercer puesto… sin dudarlo se anotó.

Fue tal el éxito de la Gran Bags Race que se armó un Schedule con ocho series, cada una con cuatro competidores en donde los dos primeros pasaban a la siguiente ronda, cerca de las cinco de la tarde el animador llamó a los participantes a la línea de partida, don Leandro Solís Arrieta fue el encargado de dar la orden de partida en cada una de las contiendas. Con un depurado estilo y una técnica pocas veces vista, Rama se quedó con el primer puesto de la segunda serie, sintió que estaba para más y así lo demostraría.

Cerca de las 18:30 los cuatro finalistas se pararon en la línea de largada para las presentaciones de rigor. Travolta, Petaca, Motoneta y Rama se medirían a todo o nada en la última carrera del día, tan solo 50 metros para ser entrevistado por Willy Tapioca, el enviado especial de FOX Sports para cubrir el festival… Rama se relamía, sentía que nada ni nadie podría arrebatarle la victoria, quizás la más importante de su carrera debido al imponente marco de público que desde temprano esperaba por la final de la Gran Bags Race.

Don Leandro lanzó la regresiva y cuando el cero flotó en el aire los cuatro embolsados se largaron a todo salto en busca de la línea de meta, Travolta picó en punta, Rama lo siguió muy de cerca, Motoneta un poco más atrás y Petaca siempre fue cuarto, el exceso de Coronas fue determinante en la merma de su rendimiento. La gente ardía con el espectáculo mientras los cuatro jinetes de la arpillera dejaban la vida sobre el concreto. Travolta se vio amenazado por una embestida de Rama, quien empleando al máximo su largas piernas logró alcanzarlo, las cámaras de FOX Sports eran testigos de una gesta deportiva sólo comparable con la de Jorge “Locomorora” Castro ante John David Jackson la noche del 10 diciembre de 1994 en Monterrey, México. Rama se prepara para la atropellada final, los últimos quince metros son de él, con la última reserva de aire apura el salto y la mala suerte se mete dentro de su bolsa… el tobillo derecho no responde a la brutal exigencia y nuestro héroe cae de manera espectacular sobre el concreto, en su afán de estirar la caída no llega a poner las manos y el asfalto se cobra dos piezas dentales. Travolta se corona campeón, Rama herido en su orgullo se reincorpora como puede y logra cruzar la línea en una pierna y con dos incisivos en la mano.

Al día siguiente, la caída de Rama fue replicada hasta el cansancio en la pantalla de FOX Sports, como no podía ser de otra manera, las imágenes fueron acompañadas por Jump de Van Halen

Instagram
También podría gustarte

Más posteos similares

5 Comentarios. Leave new

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed

Menú