1 Comentario

EL CAMINO DEL RIDER: SURFEANDO CON RAMA…

 

Historias reales de un mundo ficticio

Por Sebastián Chacón

Desalentado por la falta de apoyo y reconocimiento, Rama empezó a replantearse su futuro, una tardecita de lluvia a principios de los 90 mientras escuchaba Some Girls de los Stones, decidió embarcarse en su próxima aventura… grabar una serie de videos caseros en donde enseñaría el ABC del Surfing, una idea que logró capitalizar después de ver a su madre haciendo gimnasia en el living de su casa con los VHS de Jane Fonda.

¿Qué tan difícil podría ser? Tan solo necesitaba una cámara y un trípode, el cuidado jardín de su casa se presentaba como la escenografía ideal para explicar todo lo que sabía, tenía en claro que por cada televisor había una videocasetera en cada una de las casas de la gente bien, a la que apuntaba como potenciales consumidores de SURFEANDO CON RAMA: VOL.1.

Grabar el primer volumen fue rápido, en una sola toma y con el micrófono incorporado que tenía la JVC que habían traído sus padres de un viaje a Estados Unidos en los años de la plata dulce, la cosa había resultado tan sencillo que se animó a cuestionar al mismísimo Spierlberg. Los parámetros de calidad establecidos por Rama para este nuevo proyecto no eran demasiado estrictos, de todas formas no había ninguna producción de estas características para confrontarlo… Lo de Taylor Knox no estaba en los planes de nadie. El próximo paso fue salir a buscar un inversionista, y ahí empezó la segunda aventura.

Rama decidió redactar una carta de presentación y llevarla personalmente a cada una de las empresas que podrían estar interesadas en apoyar este novedoso proyecto que finalmente lo pondría bajo la lupa de los marplatenses exitosos. De manera infructuosa esperó el llamado del empresariado local, tres veces por día revisaba el contestador automático de su línea fija, y nunca un mensaje para él.

Ganado por el desánimo, Rama puso primera y enfiló para el bar de siempre, se sentó en la barra y pidió la primera de muchas cervezas, sabía que el “Corto” García se mamaba antes que él y le terminaba cobrando la mitad de las que se tomaba. Entre birras, fue que le contó de su proyecto a su amigo barman, y éste no dudo en señalarle a Néstor “Cabezón” Rabutti, un próspero empresario ligado al Puerto de La Feliz.

Rama esperó que Rabutti entrara en calor con Jhonnie Walker, después de las presentaciones de rigor por parte del Corto, el empresario mostró interés en el proyecto de Rama, el rubio de raíces negras le cayó bien desde el primer momento, había algo en él que le recordaba a sus primeros días en la banquina en busca de una oportunidad. No dudó en dejarle su tarjeta personal, le pidió que por favor no deje de llamarlo, RABUTTI Y ASOCIADOS daría impulso a SURFEANDO CON RAMA: VOL1.

La noche fue larga, se dieron un abrazo como dos viejos amigos y encararon para la puerta, el BMW de Néstor realzaba la cuadra, Rama no se negó a la invitación del empresario que gentilmente se ofreció para llevarlo hasta su casa, nuestro héroe por fin había encontrado un padrino, la suerte empezaba a cambiar.

-“Gracias Cabeza, mañana te llamo”- se despidió Rama al bajar, -No dejes de llamarme pibe, la vas romper con el video”- respondió Rabutti. Mareado por los efectos del alcohol, Rama enfiló para su habitación, al tiempo que le llamó la atención el sonido de varios patrulleros que pasaron muy cerca de su casa.

Al día siguiente, Rama se despertó con el llamado de su padre para compartir el desayuno. Mientras untaba las tostadas, manoteó La Capital… Inmediatamente sintió que el sueño había sido apenas una siesta, en la portada del matutino, el principal titular anunciaba: EMPRESARIO PORTUARIO ES DETENIDO CON 20 KILOS DE COCAÍNA DE MÁXIMA PUREZA… Rama avanzó con la lectura y en el primer párrafo encontró el nombre del empresario; Néstor Rabutti.

Sin palabras, Rama intentó seguir con su desayuno como si nada hubiese pasado, su padre se levantó y fue hasta el living, se acercó a sus vinilos y elige Siembra de Rubén Blades, la púa cae sobre Pedro Navaja, la casa se inunda del sonido del panameño… Rama entona “La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida”.

Instagram
También podría gustarte
Menú