2 Comentarios

KELLY CUMPLE 42

cintillo-quiksilver

Hace tiempo que el mundo del Surf se repite una y otra vez, las películas de hoy son las mismas de ayer, con más y mejores estrategias de marketing, pero las mismas al fin… Sin embargo, un tiempo antes de aquel colectivo de surfers comandado por Wayne Bartholomew, Ian Cairns, Mark Richards y Shaun Thompson, entre otros, llegase a Hawaii para inventar el costado deportivo del Surfing, las cosas eran bien diferentes.

Corría 1971, Charles Manson era condenado a prisión perpetua por conspiración; la compañía británica Rolls Royce hacía público su expediente de quiebra ante los tribunales; en Suiza las mujeres obtienían el derecho al voto; en California el terremoto de Sylmar afectaba el área del Valle de San Fernando; la nave Apollo 14 regresaba a la tierra después de su tercer alunizaje. El 11 de febrero de aquel 1971 en el Cape Canaveral Hospital de Cocoa Beach – Florida, Judy Moriarity dio a luz a Robert Kelly Slater, después de 17 horas de trabajo de parto, el doctor trajo al mundo con ayuda de fórceps al hombre que se encargaría de reinventar el surf una y otra vez.

Antes de ser Kelly para todo el mundo, en sus primeros días de colegio el pequeño Slater firmaba todos los papeles escolares como Bobby, quizás en tributo a su tío Bobby (hermano de su mamá) quien fue asesinado cuando el pequeño Slater todavía no imaginaba el mundo fuera de los límites de su Cocoa Beach natal.

A los cinco años comenzó a surfear en las playas de su ciudad. Desde sus primeros pasos en el mundo del surf demostró que su talento natural sería el encargado de llevarlo bien lejos. Antes de ingresar en el surf profesional se consagró campeón en seis oportunidades del tour de la Asociación de Surf del Este.

1992 fue el comienzo de una saga de títulos mundiales que al día de hoy parece no tener fin, con veinte años Slater se convirtió en el campeón mundial ASP (Asociación de Surfing Profesional) más joven desde que el tour comenzó a girar en 1976.

Un año después, los hawaianos tuvieron en Derek Ho a su primer campeón mundial antes de la arremetida imparable del hombre de La Florida.

Después de su primer título de campeón mundial y con la tranquilidad de alcanzar el propósito que muchos de sus rivales seguían buscando, Slater se encargó de elevar su fama hasta la altura de su surfing. 1994, 1995, 1996, 1997 y 1998 fueron los años dominados con maestría por el responsable de opacar a otros talentosos como Sunny García (Hawaii), Rob Machado (USA) y Mark Occhilupo (Australia) entre otros.

Pero más allá de la marca imborrable dejada en la década de los noventa, la tarea de Slater va más allá de sus logros personales, su contribución al crecimiento del surf como deporte es uno de sus máximos legados. Su fama, su enorme exposición en los medios y su sobresaliente conducta como deportista y ser humano, ayudó a popularizar el deporte en lugares donde el surf era un hobby de verano o un deporte menor.

THE SURFERS

En 1998 Kelly Slater, Rob Machado y Peter King se juntaron bajo el nombre de The Surfers y editaron a través de Sony un álbum titulado “Songs from the Pipe”, en Argentina fue un disco que pasó casi inadvertido debido a la escasa difusión.

El trío se despachó con un buen disco y realizaron varias presentaciones en vivo por distintas ciudades de Estados Unidos. Australia, Never, If, Cause it’s me, Going, Not your slave, Spill, Alone by a tree, Hawaii, Anything from you y Two gether son los once tracks que se pueden escuchar en Songs from the Pipe.

Después de la primera gran cosecha, el máximo referente del team Quiksilver se tomó un tiempo para descansar de las competencias. Durante ese paréntesis competitivo que fue de 1999 al 2002 se dedicó a viajar por diferentes olas del mundo.

Un buen registro de aquellos años se puede ver en “The September Sessions”, película dirigida por el músico- surfista Jack Johnson y producida por el propio Slater.

Filmada en 16 milímetros, la película muestra algunas de las cosas que ocurren cuando la única preocupación pasa por buscar buenas olas en cualquier parte del mundo. Junto a “Slats” (uno de los tantos sobrenombres de Slater) aparecen en acción Brad Gerlach, Rob Machado, Shane Dorian y Luke Egan.

El regreso a la competencia coincidió con una de las más duras y celebradas rivalidades en la historia del surfing: Kelly Slater – Andy Irons. El hawaiano Irons había comenzado el nuevo milenio demostrando que sería uno de los grandes, y eso quedó plasmado en sus títulos del 2002, 2003 y 2004.

La magia del campeón estaba intacta, pero la nueva generación de surfistas estaba preparada para hacerle las cosas un poco más difíciles que en la década pasada. La muerte de su padre en el 2002 fue un golpe duro, al año siguiente volvió al plano competitivo y no lo hizo nada mal, terminó el año como sub campeón.

Con recordadas batallas con el mayor de los hermanos Irons, finalmente en el 2005 logró estremecer al mundo con su histórico séptimo título mundial. Si Slater con seis coronas era una celebridad, este nuevo título lo colocaba en el Olimpo de los semidioses del deporte.

Las revistas especializadas gastaron ríos de tinta para describir la nueva proeza del hombre de La Florida, y de paso agregaban leña al fuego y comentaban el fin de la racha del hawaiano Andy Irons. La cosa no quedaría ahí.

EXPERIMENTACIÓN

Empujado por el nuevo record, el 2006 comenzó con todas las miradas puestas en Slater y su duro rival de turno. Al final del tour los dos tenían dos triunfos, pero la regularidad en competencia de Slater marcó la diferencia.

Con ocho títulos mundiales la carrera de Kelly Slater se parece a un guión cinematográfico, y no es para menos. Este hombre nacido en un lugar de olas mediocres, batió todos los récords imaginables por cualquier terrícola y pasarán varios años para que alguien se acerque a su marca.

Después de incendiar las páginas de las revistas especializadas, Kelly volvió a ser noticia por su rol como shaper, bajo la tutela de su “padre adoptivo” Al Merrick metió manos en el foam y se mandó con sus tablas no convencionales para la competencia de elite.

La cosa tomó repercusión internacional cuando perdió en la Gold Coast en tercera ronda con Julian Wilson, la prensa no tardó en afirmar que la derrota estaba sobre ese híbrido 5’4’’ que usó para la primera competencia del calendario.

“Cuando gané en el Pipe fui un genio, ahora soy un tonto. Creo que el amor y el odio están estrechamente entrelazados”, así resumió Slater todas las teorías que se tejieron en torno a sus pequeñas tablas en la sección “Hot Seat” de la edición de junio de 2009 de Surfer Magazine.

ESTIRANDO VENTAJAS

La curiosidad hizo gigante a Kelly.
La curiosidad hizo gigante a Kelly. Foto: AP KS.

 

Pocos días después de aquel fatídico 2 de noviembre de 2010 que se llevó a Andy Irons, Slater se despachó con su título número 10, Puerto Rico fue el lugar indicado para ver la nueva conquista de la máxima estrella del team Quiksilver, quien dedicó su título Andy y su familia. Un año después, The King se encargó de romper nuevamente su marca al conseguir su onceavo título, de ahí hasta hoy se atragantó con tres subcampeonatos seguidos.

Feliz cumple Kelly. Foto: ASP.
Feliz cumple Kelly. Foto: ASP.

Al cumplir 42 años las estadísticas dicen que Robert Kelly Slater lleva once títulos, 56 victorias, 22 notas de 10 y U$S 3.3386.110 embolsados en premios… Y quizás lo que no indican los números es que Surf sigue siendo tan efectivo y espectacular como el de los primeros títulos.

Feliz cumpleaños Kelly.

Instagram
También podría gustarte
Menú