REFLEJOS DE UNA DÉCADA QUE SE VA

Kelly, Andy, Brasil potenciado, la pileta y el surf olímpico como puntos cardinales de un paseo que va terminando

Por Sebastián Chacón

En un puñado de días la década será historia y todo lo que no quepa antes del 31/12, deberá esperar hasta el 2020. En materia de surfing, la década que termina será recordada por dos grandes hitos: la consolidación de Brasil como potencia mundial con campeonatos y la entrada del surf a los Juegos Olímpicos.

 Habría que remontarse a 2010 para volver a leer los primeros párrafos de una historia que parecía tener dueño absoluto… De nuevo Kelly Slater. The King estiró su marca en 2010 y 2011, momento en donde alcanzó su onceavo título. El 11 en el 2011 para los fanáticos de la numerología y las supersticiones quizás significó algo más, como si ya hubiese sido poco haber alcanzado el zenit de su carrera. De ahí en más, sería cuestión de tiempo y esperar su próxima conquista;  cosa que nunca sucedería en el plano competitivo. Otra gran conquista suya redefiniría el curso de la historia.

Kelly en tiempos de conquistas.

El 2 de noviembre de 2010, en una habitación del Gran Hyatt Hotel de Dallas, Andy Irons moría a causa de dengue y otras cosas que cabían en un frasco. También vale decir que una de las muertes de Irons fue la falta de humanidad de la otrora ASP, hoy WSL. La falta de controles y seriedad en materia de controles de dopaje, siempre fue el talón de Aquiles del circuito. El muerto más famoso en el placard de la WSL fue, es y será el muy bueno de Andy. Con la partida del surfer de Kauai se fue un talento descomunal, todo el control que demostró dentro del mar, no logró plasmarlo en la diaria y hoy seguimos lamentando su partida. Fue el único que logró poner contra las cuerdas a Slater.

¿Qué estarás pensando Andy?

 La epopeya brasileña que tuvo en Gabriel Medina la gran explosión con su primer título de 2014, no podría haber sido posible sin el trabajo de un hombre que no hizo más que unir las partes de una historia que había comenzado hace muchos años con dos apellidos emblemáticos del surf brasileño; Gouveia y Padaratz. A esta altura de los acontecimientos, nadie puede dudar que la Brazilian Storm no podría haberse desarrollado sin la presencia del verdadero comandante: Adriano de Souza.

Gabriel Medina en Chopo.

 Después de una cocción lenta y con artes de alquimista, Adriano logró poner la cereza en su postre en 2015. La revolución, ya estaba en marcha.

El comandante Adriano. Foto. WSL.

 John John Florence no hizo más que confirmar lo que siempre sospechamos. ¿Acaso no estaba marcado como el sucesor de Slater? Pues bien, dos campeonatos al hilo (2016 y 2017), sirvieron para convencerse. Sin embargo, lo más sabroso de la década fue asistir al nacimiento de una rivalidad con destino de clásico… Florence y Medina, Medina y Florence.

alt
John John al ataque.

Una lesión mantuvo al hawaiano alejado de la competencia durante el cierre de la década, la figura de Medina, con amantes y detractores, se agigantó.

Medina abrió todo un mundo de elucubraciones respecto a lo que reglamentariamente está bien y está mal en un heat. Las determinaciones del brasileño, especialmente lo esgrimido en el último Pipeline Master ante su compatriota Caio Ibelli, dividieron las aguas. ¿Ángel o demonio? ¿Genio de la competencia o un mala leche sin cura? Cada lector tendrá su propia respuesta. En la redacción de Surfpress estamos convencidos de que no hay una manera correcta de hacer lo incorrecto. Quizás la WSL deba sentarse a reescribir el reglamento.

La reinvención de Kelly tuvo su laboratorio en Lemoore, California. The King dio a conocer su máxima invención y el mundo del surf se conmovió. Rápido de reflejos, el calvo de La Florida le vendió el Lemoore Surf Ranch a la WSL, cuyo dueño es el socio de Kelly. Negocio redondo por donde se lo mire.

La pileta en cuestión.

Estados Unidos mudó su única fecha del WCT en territorio continental (Lower Trestles) a la pileta. Una fecha aburrida con una ola muy bonita pero sin variaciones. La escasez de naturaleza es lo que aburre, quizás lo más divertido sea el circo al que acostumbran montar los norteamericanos alrededor del deporte. Debe ser mucho más cómodo comer palomitas de maíz en el Rancho que en la playa. Sabido es que la arena y el pochoclo nunca se llevaron muy bien.

El ingreso del surf a los Juegos Olímpicos es, sin dudas, la noticia más resonante de la década. El inmenso trabajo de Fernando Aguerre encontró su premio con los ansiados anillos olímpicos. La olimpíada va llegando a su fin, Tokio está cada vez más cerca y todavía hay chances para que Argentina logre una plaza. El próximo mundial ISA en territorio latinoamericano ofrecerá las últimas chances para el primer convite de surfing olímpico de la historia.

Fernando Aguerre junto a Kelly, dos protagonistas excluyentes de la década.

Para Argentina fue una década dorada, los campeonatos mundiales de Santiago Muñiz (2), Leandro Usuna (2) y el de Nacho Gundesen siguen destellando el progreso del surf de acá.

Lele en su segunda casa.
Santiago Muñiz camino a su segundo título de campeón mundial.

La década se va pero el surfing queda. Feliz año nuevo para todos.

Instagram
También podría gustarte
Menú