DIEGO NIEMBRO: SURFISTA, DOCUMENTALISTA Y ORTODOXO

TXT: Sebastián Chacón

Fotos: Maxi Marinucci y archivo personal DN.

Una tardecita de fines de enero de 2000 en la barra de La Princesa  y con unos especiales de jamón crudo español invitados por Micky Arandía, fue donde por primera vez tuve la posibilidad de hablar con este entrevistado. Entre las bondades del jamón ibérico y un puñado de relatos sobre una sesión en La Paloma discurrió aquel primer contacto.

Pasó la década, y en una de esas típicas tardes marplatenses donde de sólo ver la tele uno agradece el simple hecho de vivir en La Feliz, nos volvemos a encontrar. Esta vez es una charla entre dos tipos más conocidos, no hay jamón crudo pero hay mate y facturas… También hay una buena cantidad de canas en la cabeza del entrevistador y del entrevistado, hijos por ambas partes y un largo camino recorrido por parte de Diego Niembro, el dueño de casa que a pesar de acusarme de gordito por la docena de facturas, invita el primer mate mientras apura una medialuna.

dn1

El Anti Hero con su herramienta en mano.

PASION XTREMA HISTORIAS DE RIDERS, es la impresión dactilar de Diego Niembro, a través de las distintas temporadas de este programa que sale al aire por FOX SPORTS para toda América Latina, el espectador puede conocer los días de quienes viven la vida con una tabla debajo de los pies. Historias en primera persona, a flor de piel, en carne viva, historias de riders.

Al mismo tiempo que le apunto a una berlinesa y trato de asimilar la acusación de redondo, Diego empieza a hablar del primero de varios temas.

“Esta es la sexta temporada y el cuarto año de Pasión Xtrema. Este año tuvimos el mundial de Perú como plato fuerte, también un tour de skate a California y varias cosas más que fueron surgiendo. Este año me propuse llevar el programa a otros medios, por ejemplo el noticiero de TELEFE, la idea es trascender el nicho”.

¿Qué le seguís encontrando de atractivo al formato documental?

Te permite entrar en la intimidad de la persona y analizarla más. Podés mostrar a un tipo que anda en moto, o un surfista, haciendo cosas que todos hacemos, y eso genera mayor simpatía en el público. La idea de los medios de comunicación es hacer que más gente se entere, la oportunidad de tener una salida regional es esa. Mostrar la intimidad de un personaje que quizás está preconceptuado por la sociedad, ayuda a romper ese pensamiento que por lo general se tiene de estos deportistas a los que se los cataloga como locos.

dn3

Trabajo es trabajo.

¿Pudiste romper algún preconcepto?

A mí me gusta el surf y el programa me llevó a filmar otros deportes, pensaba que me iba a aburrir y terminé conociendo gente muy copada que te permite acercarte a otros mundos. Por ejemplo, fuimos a hacer un programa de escalada que es un deporte que me genera un cagaso terrible por la altura, y sinceramente pensé que iba a aburrir muchísimo, sin embargo me di cuenta que como surfista tenía un montón de cosas en común con el escalador que era un divino, un personaje en sí mismo.

El Parkour me parecía una cosa entre gay y malabarista de circo, y después cuando conocí a los pibes que lo practican me di cuenta que se tiran unas maniobras que son una locura…Están en el futuro.

También salir del círculo en el que todos te avalan te da otra perspectiva, te da una visión distinta, de humildad. Salir a otros mundos te va abriendo la cabeza.

dn5

En algún lugar del Pacífico chileno.

¿Cómo fue la transición hasta vivir de lo que te gusta?

Cada uno vive la pasión como puede, hoy hablábamos de tipos que tienen 45 años y en lo único que piensan todo el día es en surfear, y hay otros que tienen otra vida y los fines de semana se dedican a los que realmente les gusta. Ahí veo como que la pasión son las dos cosas. Mi pasión número uno es mi familia, el surf por supuesto es mi vida…No me imaginaría haciendo otra cosa, hasta que logré vivir de lo que quería me sentí como en otra vida, hay muchas transiciones de tipos de traje y corbata que un día se dedican a volar en parapente, pero una minoría muy chiquita es la que se decide a dejar todo y se dedica a volar.

No sé si sería un personaje de Pasión Xtrema un tipo que se dedica a otra cosa, no te digo que sea surfista profesional, pero sí que esté ligado de otra manera… Por ejemplo que fabrique quillas, que venda tablas, que su vida esté ligada a lo que es su pasión.

¿Qué encontraste en ese camino que hoy te encuentra al frente de algo tan instalado como Pasión Xtrema?

Es como una ilusión óptica, lo querés hacer lo antes posible… Lo único que hay para hacer es lo que vos querés hacer. Por supuesto que a conciencia, no como un loco necio, siendo responsable, siendo consecuente y viendo las posibilidades es muy probable que te vaya bien. Claro que disfrutando en el hacer, el hacer lo que te gusta te premia estando bien todos los días. Claro que vas vislumbrando la parte económica, las proyecciones de negocios, la familia, la estabilidad y esas cuestiones, pero creo que si renunciás a lo que vos querés hacer quedás en desventaja con la vida, quedás esclavo de una cosa que no querés hacer y más allá de que te de un rédito económico inmediato, el desgaste puede ser tan grande que es incalculable. ¿Qué hacés si pasan veinte años de tu vida y no hiciste lo que te gusta? No sé, yo creo que a mí me explotaría la cabeza.

Entiendo que no todos tenemos las oportunidades, pero hay gente que las tiene y sigue bobera… La vida es increíble, yo creo que las oportunidades hay que buscárselas. Hay que ponerle ímpetu.

dn6

Jamaica no problem!

¿Cómo definirías la actualidad de los medios especializados de acá?

Hoy veo que tomamos la posta de algo que se fue gestando e inventamos una historieta que a mucha gente le interesa y así llegamos a los medios. Digo llegamos porque nosotros, los chicos de Gravedad Zero, las revistas, vos, internet, todos los medios, los competidores que están una etapa superadora… Todos estamos en algo.

¿Cuándo fue la primera vez que viste surf?

A los siete años en Brasil y mi viejo no me iba a comprar una tabla de surf ni en pedo. Me acuerdo que quedé obsesionado, pegaba las fotos en mi cuarto y siempre tenía en mi mente esos lugares, esas olas…Me acuerdo que cuando llegué por primera vez a Indo aluciné con Balangan, ese lugar estaba en las paredes de mi cuarto.

¿Del 99 para acá a qué atribuís la explosión de surf?

A los medios, sin dudas. En el 98 fueron las primeras transmisiones online, por aquel entonces nadie tenía una notebook o un celular. Hoy sabemos todo lo que hay, y encima el surf es algo muy aspiracional. Hoy es una locura la cantidad de medios, yo creo que el recambio generacional y los medios son la clave para la explosión del surf. Hoy creo que el surf no tiene techo.

¿De qué manera sentís que perjudica tanta información?

Antes, en el 85, era mucho más difícil comprar la Surfer Magazine… Leer los artículos en inglés, saber quién era quién y leer la historia, los buscadores éramos los que llegábamos a la foto. Hoy para un pendejo es más fácil recibir la información, hoy Chapa es marca registrada, entrás a un bar en Buenos Aires y escuchás que alguien surfeó en Chapa. La realidad es incontrastable, es imparable. Lo bueno de participar es que vos estás ahí para transformar con tu influencia, dejás tu opinión y después que la gente haga lo que quiera. Es la contradicción de siempre, no quiero que se llene el Yacht, pero un viernes a las 21:30 te pongo al aire a Lele rompiéndola en el Yacht, entonces ¿cómo la gente no va a querer ir a surfear ahí?

¿Sentís que las nuevas generaciones valoran este acceso a la información?

Yo creo que en Argentina muy poca gente conoce la verdadera historia del surf de acá y del mundo. Está bien que venga un pibe a surfear y que no conozca nada…Yo soy más ortodoxo, me gusta saber todo pero porque yo soy consumidor. Me gusta saber de dónde proviene lo que practico. Viajé por todas las mecas del surfing, conozco todo, lo vi en mi cara, conozco la cultura. Siento que acá hay un desconocimiento, hay un preconcepto que porque sos surfer sos buena onda y me tenés que dejar surfear… ¡Loco andáte a la mierda porque no sabés surfear! Creo que es ahí donde se genera la confusión con la buena onda. Creo que la masificación lleva a estas confusiones, para aportar lo que hago es no citar los lugares donde filmamos. Hay que ser cuidadoso con esa información. Mucha gente habla de lugares a los que nunca fue… Eso es lo que también deja la gran cantidad de información.

¿Es el fin de una era? ¿La de los buscadores? ¿La de los personajes pintorescos?

Claro, hay personajes que nunca más van a volver. Se pierde el rock and roll…Es la civilización. En los 90 Playa Grande era un lugar Punk, había una escena fuerte y propia del surf. Ibas a La Princesa y para sentarte en la mesa tenías que conocer a alguno, era una escena surfer original. Eso se fue perdiendo, hoy vas al mismo lugar y cualquier pelotudo está pasando música, eso antes no pasaba.

Fue una generación que se la bancó, eso hay que respetarlo. Que hubiese pasado si el “Rata” Aguerre no hubiese sido un loco que llevó adelante esa historia. También creo que  es un tema de educación, de respetar a las generaciones que hicieron cosas para que esto sea lo que hoy es.

¿Qué cosas te permite una ciudad como Mar del Plata?

Acá vivimos en una burbuja, somos muy afortunados de vivir el surf en esta ciudad. Surf no es simplemente surfear, tenés que ir al taller para ver cómo te arreglan la tabla, la cultura del surf es también la música, nosotros escuchamos cualquier música pero hubo una surf music que originó lo que hoy se conoce. Creo que acá tenemos otra vibra muy distinta a la que tienen las personas que viven en Buenos Aires, es como que la gente acá tiene otro brillo en los ojos.

¿Por donde pasa tu superación?

Mi superación pasa por surfear cada vez mejor en lugar de hacer más guita… Siempre tengo bien presente al niño de 12 años que quería surfear todo el día. Me gustaría saber manejar más las cosas… Los logros que conseguí en mi carrera profesional no tienen ni punto de comparación con los mejores días de surfing que pude tener en el Yacht, parece una boludez pero es así. El resto es trabajo, cosa que me gusta y me hace feliz pero no deja de ser trabajo.

El misterio del surf es algo que vive uno y no te lo saca nadie, siempre está ahí y es gratis, un recuerdo al que siempre volvés. Laburar de lo que te gusta es copado, no te puedo decir que no, pero sinceramente el disfrute pasa por el surfing.

¿Cuál sería el documental que no dejarías de hacer?

Me gustaría hacer una documental, bah más que nada una ficción con la generación de fines de los 80 de acá en Mar del Plata. Ese traspaso generacional que se dio en ese momento, de ahí salieron unos tipos muy pura sangre del surfing…De donde conectás a los Di Pace, los Galindo y toda esa banda que son los verdaderos primeros niños del surfing, esos aprendieron de muy chicos y ninguno dejó de surfear. Seba Galindo además de estar conectado con su empresa siempre está en el mar, Carlitos…El “Pasca” mismo, siempre en el agua.

Me gustaría hacerla para que los pibes de ahora vean como  era antes que para conseguir un traje había que hacer malabares… Me parece que es una buena historia de un momento que pasaba en medio de una escena fuerte en una Mar del Plata que no es la misma de ahora. Es una historia de pago chico, pero que sin dudas trata de quienes encendieron la antorcha…

dn2

Junto a los hermanos Usuna y Maxi Marinucci.

¿Si tuvieses la oportunidad de hacerte de la máquina del tiempo definitivamente viajarías a esa época?

No, me gusta más la época en blanco y negro. Me gustaría viajar a las fotos de la Mar del Plata antigua, de 1940 para correr La Paloma solo… O quizás California en la misma época para correr The Ranch, me gusta más la época en blanco y negro.

El ser humano era muy diferente antes de lo digital, yo lo veo mucho en el campo y la mezcla de eso me da un tipo de Los Angeles en los años 20, mezcla de tipo de campo con la onda de surf… Creo que por ahí hay un rastro. En esos años podrías ir a cualquier parte del mundo a surfear que seguramente no habría nadie en el agua.

Instagram
También podría gustarte
Menú